Un indicador de que la paz regresó es la recuperación del ecosistema del páramo y del piedemonte.