• Reconocemos la necesidad de que la autonomía territorial sea una realidad

Bogotá D.C., 12 de mayo de 2017.  Durante la cumbre extraordinaria de gobernadores realizada el jueves 11 de mayo en Bogotá, los 32 dirigentes departamentales del país mostraron su desacuerdo frente a la construcción de un OCAD Nacional de Paz, que sería alimentado con un porcentaje de regalías y cerca de 1.5 millones de pesos que ya están destinados al Fondo de Ciencia y Tecnología pero que aún no han sido ejecutados.

Aunque estamos en medio del Pos-conflicto, donde se reconoce la necesidad de continuar trabajando por el proceso que hoy nos regala tranquilidad a todos los Colombianos, la Región Central – RAPE acompaña la postura de nuestro socios y gobernadores Carlos Andres Amaya (Boyacá), Jorge Emilio Rey (Cundinamarca), Marcela Amaya (Meta) y Oscar Barreto (Tolima), pues reconocemos la necesidad de que la autonomía territorial sea una realidad y, el control de recursos económicos que permiten trabajar en la superación de las necesidades que se tienen en cada departamento estén a cargo de quienes los lideran.

La priorización de proyectos a desarrollar en temas de vías, ciencia, tecnología, educación y demás aspectos, debe estar guiada por los gobernantes departamentales, quienes verdaderamente conocen el territorio, a diario recorren sus municipios y, están al tanto de las necesidades de la comunidad que los ha elegido.

“Rechazamos con vehemencia las decisiones de centralización de los recursos que pretende el gobierno nacional. Cada una de las regiones requieren de acciones autónomas que les permitan cumplir sus planes de desarrollo que ya han sido constituidos, se busca superar las necesidades y, cumplir con los compromisos que se tienen con la población” afirmó Diego García, Director Ejecutivo de la Región Central.

María Teresa Blanco
Periodista

Diana Ramón
Asesora de comunicaciones