Bogotá D.C., 26 de septiembre de 2017. La Región Administrativa y de Planeación Especial en convenio con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Gobernación de Cundinamarca, inició la fase de  implementación del  proyecto de compras institucionales que tiene como propósito incluir  la agricultura familiar en los diversos canales de comercialización  y potencializar la asociatividad  de los territorios  de la Región Central.

La iniciativa consiste  en la implementación de una estrategia de compras públicas y privadas  para atender un porcentaje de la demanda en las entidades, que de manera descentralizada,  fomente la producción local y apoye  la comercialización de la economía campesina.

“Adelantamos procesos que conviertan a nuestros agricultores familiares en  protagonistas  de las compras institucionales en sus territorios”, comentó Diego García, Director Ejecutivo de la RAP-E.

Como  producto del convenio se espera que una de las asociaciones termine fortalecida y con capacidad de conformarse como operador logístico “sin propiedad de producto”,  y de esta manera,  pueda garantizar precios justos tanto a productores como a consumidores finales.

Así mismo, 100 organizaciones de agricultura familiar serán  identificadas y capacitadas para que puedan participar de la estrategia y se prevé que 10 de estas logren pre acuerdos comerciales para eventuales compras institucionales.

Para la RAP-E es necesario incluir las compras institucionales en las cadenas de abastecimiento, pues de esta manera se puede garantizar calidad, diversidad y precios justos en la oferta de alimentos, al tiempo que se promueve el empleo y se fomenta el desarrollo local.

A partir de ello, podrían superarse los problemas presentes en el circuito de comercialización tradicional, como: la dependencia a intermediarios, el incremento de precios que no beneficia al productor y la inseguridad alimentaria y mal nutrición.

“Es indispensable socializar directamente con las instituciones públicas y privadas sobre los productos y las prácticas de la agricultura familiar, de esa forma también estaríamos ayudando a su fortalecimiento y crecimiento”, expresó García.

Este proyecto se desarrolla en aras de cumplir con la estrategia de seguridad alimentaria y de economía rural de la RAP-E,  que tiene como propósito mejorar la productividad rural mediante la diversificación, modernización tecnológica, la innovación y la consolidación de canales de comercialización.

María Teresa Blanco
Periodista
3013005059

John H. Barrera
Asesor de Comunicaciones
3165305961