Es la primera en América Latina en suscribirse a este compromiso social y ambiental.

La RAPE -Región Central que reúne a Cundinamarca, Boyacá, Meta, Tolima y Bogotá- fue escogida por la FAO para hacer parte del Pacto Mundial por la Seguridad Alimentaria. Así se convierte en la primera región de América Latina en ser parte de este marco de acción que busca promover la alimentación saludable de forma sostenible. 

“Con la firma del Pacto entramos a uno de los grupos más importantes del mundo en seguridad alimentaria, gracias al reconocimiento internacional que recibió en Foro el Plan de Abastecimiento que estamos construyendo para los territorios del centro de Colombia”, explicó Luis Gerardo Arias, director técnico de la RAPE.

Esto sucede después de que la Rape presentara, en Brasil,el Plan de Abastecimiento Alimentario para los territorios del centro de Colombia 2019-2030, en el marco del primer Foro Regional de las Ciudades Latinoamericanas firmantes del Pacto de Milán.

 

“Hicimos la presentación del Plan de Abastecimiento Alimentario, el primero que va más allá de los límites de una área metropolitana y vincula a otros territorios. Cuando se explicó esto, les pareció innovador el hecho de encontrar soluciones más allá de las fronteras de las ciudades lo que hace que sea un proyecto pionero para estas y de sostenimiento de la seguridad hídrica, que es vital”, agregó el director de la RAPE.

Fue la propia Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la que escogió a la RAPE para hacer parte de este selecto grupo. 

“Con la firma de este pacto, acordamos entre otros puntos: el diseño de dietas saludables que contribuyan con la buena nutrición; la promoción de la equidad social y económica; la producción de alimentos procurando eliminar químicos, así como el adecuado suministro y distribución de los mismos evitando el desperdicio de comida y la adecuada gestión de los residuos”, concluyó el director técnico.

English
Redimensionar imagen
Contraste

Pin It on Pinterest