Bogotá D.C., 4 de julio de 2017. En el ‘Día Internacional de la Vida Silvestre’, La Región Central RAP-E extiende un mensaje de sensibilización a cada uno de los turistas del país, para evitar la compra o extracción de animales silvestres de su hábitat original y brindar apoyo a la labor de control que realizan las autoridades ambientales y administrativas.

Según la ley 611 del 2000, los animales silvestres son ‘organismos de especies animales terrestres y acuáticas, que no han sido objeto de domesticación, mejoramiento genético, cría regular o que han regresado a su estado salvaje ’.

Algunas de las especies que son extraídas ilegalmente por delincuentes o viajeros en Colombia son: loro oregiamarillo, iguana verde y sus huevos, tortuga hicotea, boas, guacamayas, águila cuaresmera, especies de monos y otros reptiles como babillas y caimanes, que son perseguidos por sus colores, pieles, comportamiento social, para el consumo o con el propósito de convertirlos en trofeos de caza.

Animales como los nombrados no pueden encontrarse en las zonas urbanas, necesitan espacios y ambientes naturales para reproducirse, requieren de la convivencia junto a individuos de su misma especie para lograr su supervivencia y tampoco encuentran la misma variedad y calidad nutritiva de los alimentos que podrían extraer de la naturaleza de manera directa, por ende, se enferman, se deprimen y debilitan. En algunos casos estas condiciones y los cambios abruptos conllevan a su muerte.

En el mundo, el tráfico de especímenes se encuentra entre los primeros lugares del listado de negocios ilegales, muy cerca de la comercialización de drogas ilícitas y armas. “Estar en esta posición debe ser el detonante para abrir los ojos y reconocer que con la compra o extracción de estos animales silvestres, se afecta directamente el equilibrio de los ecosistemas, la biodiversidad y se promueve la extinción de más especies”, afirma Diego García, Director Ejecutivo de la RAP-E.

Desde la Región Central se considera de vital importancia que cada colombiano sea consciente del daño que se le hace al medio ambiente con el tráfico y la tenencia ilegal de especies. Cuando se decide comprar un animal silvestre y convertirlo en mascota, se fomenta el tráfico ilegal, y lo más triste, se paga por la destrucción del planeta.

Conviértase en un “Salva Vidas” y junto a la RAP-E diga NO a la tenencia ilegal de animales.

 

María Teresa Blanco P.
Periodista
3013005059

Jhon H. Barrera.
Asesor de Comunicaciones
3297380 ext. 1032 / 3107886678

Pin It on Pinterest