El proyecto que conectará los cinco territorios asociados (Bogotá D.C., Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima), a través de rutas para la Mountain Bike, tendría una inversión inicial de $500 millones para la ejecución. Panorama EL NUEVO SIGLO

Avanza desde la Región Central, RAPE, la primera iniciativa de turismo de aventura en bicicleta de montaña. El proyecto biciregión conectará los cinco territorios asociados (Bogotá D.C., Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima), a través de rutas en mountain bike.

Esta innovadora propuesta tiene una longitud de 1.800 kilómetros y cubre 1/3 de los municipios de la región central, es decir, 122 municipios en su etapa de diseño. Actualmente, se encuentra en un proceso de socialización y priorización con los gobiernos departamentales para definir los recorridos que se ejecutarán en la primera etapa.

Al respecto, EL NUEVO SIGLO indagó el surgimiento de dicha idea con el director ejecutivo de la RAPE, Diego García, quien indicó que, “la RAPE está constituida por un Consejo Directivo de los gobernadores de Boyacá, Cundinamarca, Tolima, Meta y del Alcalde Mayor de Bogotá, ellos han determinado que las actividades del turismo son precisas para el proceso de la integración regional, es por eso que se ha hecho una propuesta para poder identificar cerca de 40 rutas que potencialmente nos permitan desarrollar la actividad del ciclomontañismo y del senderismo. Lo que queremos es poder aprovechar los escenarios, poder vincularnos y asociarnos con los operadores y los promotores turísticos locales y poder hacer un ejercicio nacional y una proyección internacional acerca de estos espacios, habilitándolos de  forma segura para el desarrollo de la actividad física”.

Apertura de turismo novedoso

Las rutas conectan zonas rurales con atractivos urbanos (capillas, restaurantes, museos), que buscan dejar atrás las prácticas tradicionales y dar apertura a un turismo novedoso, a través de un medio sostenible como la bicicleta.

Como estrategia de seguridad, García resaltó que “indudablemente uno de los mayores retos que tenemos es que estas rutas sean seguras, precisamente es por eso que con todo el escenario de los operadores, los promotores y las autoridades locales, estamos efectuando unas asambleas para que nos den a conocer los mejores escenarios que cada uno de los territorios tiene y nosotros de esta forma iniciemos el proceso de apoyo, de financiación de la señalética y de toda la operación de la zona. Eso tiene que ver mucho con la vinculación también de la gente del sector, de los ciudadanos, de los campesinos que se encuentran cerca a estas vías terciarias con los que tendremos que de la mano poder operar. Creo que hace parte también del ejercicio de identificación y de promoción que responda a unas condiciones que se nos exigen del orden internacional y una vez se surtan estos espacios podamos hacer que cualquier deportista en un ejercicio programado o no, quiera ir a visitar esta zona y lo pueda hacer sin ningún tipo de problema”.

300 km de ruta señalizada

Dichas rutas según el director de la RAPE, no tendrían restricciones de horarios y tendrá un control de registro de las personas que ingresen a los parques nacionales para llevar el debido control y no tener inconvenientes.

El costo inicial para la ejecución del proyecto se aproxima a los $500 millones; recursos con los que se pretende señalizar 300 km de ruta y generar 10 emprendimientos turísticos rurales.

“Este es un recurso que se habilita por parte de la Región Administrativa de Planeación Especial, está dado dentro de su plan de inversiones que fue aprobado por el Consejo Directivo, básicamente son ellos los que aprueban este tipo de proyectos y vienen de estos montos de inversión. Como hay un ejercicio de reconocimiento internacional que lo da un instituto con una casa matriz en Francia, estamos iniciando un proceso también de acercamiento de aliados con el sector privado. Lo que queremos es primero surtir las etapas del escenario local,  los operadores y promotores locales, pero necesitamos también las acciones de inversión del sector privado y es allí donde una vez la ruta sea establecida con estos estándares, vamos a tener una oportunidad grande para tener este tipo de inversionistas”, dijo García.

La implementación de las 40 rutas se hará de forma gradual. Es un proyecto turístico del que no se tiene precedentes en Colombia.

“La ruta que sea priorizada tendrá listo el componente de señalización, georreferenciación y capacitación de operarios logísticos para finales de este 2017. Estamos en proceso de identificación de las rutas, hemos efectuado las reuniones informativas, ampliadas en cada uno de los territorios, procedemos luego en el mes de agosto a hacer el ejercicio de identificación en terreno, levantando el perfil y la ficha técnica  de cada uno de los lugares, elevamos un proceso de contratación para que tengamos a una persona idónea que nos genere todo el proceso de la señalética y luego sobre el mes de noviembre y diciembre tendremos una acción inaugural de estas rutas establecidas en la región”, aseveró el Director Ejecutivo.

“Con las comunidades cercanas se busca generar emprendimiento productivo a fin de que ellos desarrollen capacidades y aprendan a ser guías de turismo en bicicleta”, agregó el director.

García comentó que “se atravesarán lugares tan llamativos como los cuerpos de agua de Cundinamarca, el embalse San Rafael, Tominé, Sisga, Neusa, los Nevados en el Tolima entre muchos lugares. La mayoría con maravillosos paisajes naturales y el agua como elemento sagrado en la Región Central”.

El representante de la entidad afirmó que con el proyecto se espera potencializar el turismo sostenible, “lo que nosotros esperamos es tener un ejercicio y una actividad económica, avanzada en el turismo sostenible y comunitario, queremos que exista la oportunidad del ingreso de las personas que habitan en la región, pretendemos que se abran unos espacios para el deporte, para la integración regional y sin duda lo que buscamos es los escenarios de bienestar y de la calidad de vida que se pueda dar sobre esta zona”.

“Actualmente tenemos otra apuesta por una ruta de la integración para la paz que va ser un espacio donde va permitir que las zonas marcadas por el conflicto también puedan hacer ese tipo de actividad, vamos a iniciar el recorrido desde Tolima, pasando por Cabrera en Cundinamarca, Sumapaz, en Bogotá, terminan en Uribe y en Mesetas, que han sido municipios azotados con los que queremos implementar este tipo de actividades”, concluyó Diego García, refiriéndose a otras apuestas que se están trabajando respecto al turismo.

Fuente:  http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/07-2017-biciregion-la-nueva-apuesta-para-el-turismo-sostenible

English
Redimensionar imagen
Contraste

Pin It on Pinterest