(Bogotá, 29 de mayo de 2020). Ante los diputados del Huila, el departamento más reciente en pertenecer a la Región Administrativa y de Planeación Especial, RAP-E (en enero de 2020), el gerente de esta entidad, Fernando Flórez Espinosa, reiteró su compromiso con el desarrollo económico y social de ese territorio, ratificando su responsabilidad por lograr que, al igual que Bogotá, Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima, el Huila se integre y se beneficie con los programas y proyectos que desarrolla la entidad.

En este sentido, Flórez aseguró que el proyecto más importante de articulación regional, que debe ponerse en marcha, es el Plan de Abastecimiento Alimentario de la Región Central. “Este es el principal proyecto de integración regional, al que se le debe dar trámite de inmediato, pues permitirá mejorar los procesos de producción y comercialización de los productos cosechados por productores del Huila”.

También destacó el apoyo del gobernador, Luis Enrique Dussán, así como del secretario de Agricultura, Dilberto Trujillo, de los responsables del Observatorio de Territorios Rurales y del Plan de Ordenamiento Productivo y Social de la Propiedad Rural, en la entrega de la información necesaria para completar el documento técnico de soporte al Plan de Desarrollo.

Durante la sesión virtual, el gerente de la RAP-E afirmó que el primer producto del Plan de Abastecimiento, que tiene incidencia directa con el Huila, será el documento ‘Brechas oferta – demanda cadena logística de abastecimiento alimentario’, a través del cual se identificarán las diferencias entre el consumo de las ciudades y la producción de los alimentos priorizados. “Esto servirá de lineamiento a la Gobernación, alcaldías y comités municipales agropecuarios, durante la toma de decisiones estratégicas en lo relacionado con la producción”.

Al finalizar su intervención, Fernando Flórez resaltó que en la Región Central se trabajará en la restauración activa comunitaria de 2.000 hectáreas de bosque andino y páramo, igual que en la reconversión productiva en 1.300 hectáreas, por lo que se establecerá un convenio de conservación, cuidado y vigilancia de estos territorios con las comunidades allí asentadas.

Frente a la formulación del Plan Hídrico Regional, que adelanta en la RAP-E, en aras de garantizar el acceso al agua limpia y a la conectividad ecosistémica, el Directivo concluyó que se hace necesaria la implementación de proyectos regionales que permitan la adaptación y mitigación al cambio climático.

English
Redimensionar imagen
Contraste

Pin It on Pinterest