Mejores estrategias para la tecnificación del campo, articulación entre los transportadores y productores con las empresas logísticas, y la puesta en marcha de políticas públicas para incentivar el arraigo al campo fueron algunas de las propuestas de productores, gremios, empresarios, transportadores y consumidores boyacenses, involucrados en la cadena de alimentos, durante la primera Mesa Territorial para la formulación del Plan de Abastecimiento Alimentario del centro del país que lideró la RAP-E Región Central

“El 75% de la Región Central es territorio rural y el 88% de los productores ganan menos de un salario mínimo, a pesar de que su labor es fundamental para la seguridad alimentaria del centro del país. Es por ello que surge la necesidad de construir con sus aportes un Plan de Abastecimiento eficiente y saludable que empiece por reconocer lo que se consume en los territorios y asi tener una oferta más clara que dinamice la economía del agro en colombia”, indicó Fernando Flórez, gerente de la RAP-E

Para los productores los costos de la producción siguen siendo muy altos, además que requieren de la asistencia técnica pertinente según la línea productiva de cada territorio. “Necesitamos planificar y adquirir otros conocimientos que nos permitan ofertar diferentes productos cuando no hay cosecha de los que normalmente cultivamos. Yo siembro pera y la cosecha es en abril y mayo. Se nos acumula tanto que toca rogar para transportarla y muchas veces se nos pierde en el campo. Me gustaría tener otras opciones para ampliar mi oferta en otros meses del año”, señaló Mario Corredor, productor de Boyacá.

Por su parte Roberto Castro, de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria , UMATA de Boyacá manifestó que “se debe trabajar para que aumenten los ingresos en el sector rural, a partir de innovación tecnológica, certificación de predios, mayor asociatividad y acceso a créditos”.

Sobre las preocupaciones del sector logístico que incluyen a los transportadores y representantes de estas empresas, Segundo Rodríguez manifestó: “se deben crear estrategias para equilibrar los costos del transporte de los alimentos, mejorar el estado de la red vial y revisar el valor de los peajes porque la calidad de los alimentos también depende de que lleguen a tiempo y en mejores condiciones”.

La articulación de las empresas de logísticas con los transportadores y productores fue otra de las propuestas de los participantes para evitar las millonarias pérdidas a causa de la ineficiencia en la cadena de abastecimiento que se estima está en los 3.8 billones de pesos

Los consumidores, entre ellos compradores del sector público y privado, pidieron incluir medidas para conocer las rutas que siguen los alimentos desde el momento de su cultivo, hasta que llegan a la mesa, así lo manifestó Vidal Vanegas, representante de hotelería, quien agregó que “si tenemos mejor información de los cultivos vamos dar prioridad a lo local y por lo tanto a ayudar tanto al productor como al proveedor.”

Por su parte, los representantes de las instituciones centraron su preocupación en el capital humano que trabaja diariamente en la agricultura. “Se requiere crear arraigo al campo a través de políticas públicas que ayuden en la tecnificación y comercialización, pero también es muy importante crear programas de incentivos para que los jóvenes que quieren quedarse en el campo porque ello les signifique buenos ingresos” señaló Darío Duarte consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

La RAP-E continuará su gira regional escuchando las necesidades y propuestas de los actores de la cadena de abastecimiento el próximo el lunes 30 en el auditorio de la Cámara de Comercio de Ibagué, Tolima; el 8 de octubre en el Auditorio David Mejía de la Universidad de la Sabana, Cundinamarca y el 10 en Bogotá D.C.

English
Redimensionar imagen
Contraste

Pin It on Pinterest