Modelo regional de incentivos a la conservación

Objetivo

Generar un impacto representativo en la conservación del recurso hídrico y sus ecosistemas estratégicos asociados por medio de la transformación de las prácticas de uso del suelo generadas por los productores que habitan estas áreas, pues del manejo que se le den depende la producción, calidad y abastecimiento de agua de todos los municipios de la Región Central.

El Modelo Regional de Incentivos a la Conservación de la RAPE – Región Central

Es un esquema de Pago por Servicios Ambientales que se efectúa en especie, con el objetivo de conservar el recurso hídrico disponible para la Región Central mediante la transformación de las prácticas agrícolas generadas por los productores que habitan estas áreas. Este proyecto se construyó bajo la figura de un piloto, que estableció como meta la implementación de este modelo en 2 entes territoriales de la Región Central.
Para desarrollar este piloto se sometieron los 316 municipios de la Región Central a 12 criterios de priorización entre los que se encontraba el porcentaje de su territorio dentro de Áreas de Importancia Estratégica (zonas delimitadas por cada Corporación Autónoma Regional en dónde se priorizaban aquellas áreas de mayor importancia de recarga, aprovisionamiento y conservación del recurso hídrico); y la intención política, criterio que hace referencia a aquellos municipios que no son priorizados según la matriz, pero si lo son para los entes gubernamentales y cuya intervención contribuirá a los planes de desarrollo de cada departamento.
En la formulación del proyecto se comprendió la importancia de contar con un grupo de énfasis que le otorgaran al modelo de la RAPE una identidad y marcase las diferencias con otros esquemas de Pago por Servicios Ambientales. Fue así como se establecieron 4 énfasis, los cuáles serían aquellos componentes que fortalecerían el modelo y lo articularían ante cualquier variable, a saber:
  1.  La priorización del incentivo en especie sobre el monetario.
  2.  La selección de predios ubicados dentro de Áreas de Importancia Estratégica.
  3.  El recurso por conservar ha de ser el hídrico.
  4.  Mantener la conectividad eligiendo predios cercanos.

Los Incentivos a la Conservación son un método de implementación de los Pagos por Servicios Ambientales y es fundamental llamarlo por su nombre, pues se ha visto como la palabra “Pago por Servicios Ambientales” condiciona la forma de distribución del incentivo llevando al productor a pensar que la entrega será de dinero en efectivo.

Municipios Priorizados

La Región Central, cuenta con 316 municipios distribuidos de la siguiente forma: 116 en Cundinamarca, 123 en Boyacá, 47 en Tolima y 29 en el Meta. De estos, 166 cuentan con área de páramo siendo este el requisito principal para ser un municipio priorizado, a este le siguen los siguientes 11 criterios presentados a continuación:
Una vez decididos los criterios de priorización a los que se verían sometidos todos los municipios de la Región Central, se generó una gran matriz dónde se obtuvo la puntuación de cada municipio y así se determino cuales requerían más atención en la aplicación de estos proyectos. Finalmente, y según los diferentes criterios establecidos, se seleccionaron como municipios piloto Ráquira, Boyacá (Intención Política); Herveo, Tolima (Matriz e Intención Política); y San Juanito, Meta (Matriz).

IMPLEMENTACIÓN DEL MODELO EN EL 2018

Para el municipio de San Juanito, se decidió trabajar con la Asociación de Frijoleros de San Juanito, ASOFRIMETA, cuyos asociados suman 250 en el municipio. Después de la etapa de caracterización y selección de beneficiarios, 36 productores cumplieron los requisitos para participar del proyecto, el cual se manejo en el municipio de la siguiente forma:

  1. La adecuación dentro de los predios de cada uno de los propietarios seleccionados de un banco de tutores del cual pueda extraer todos los tutores que requiera sin necesidad de intervenir los parches de bosque.
  2. Estos bancos se entregaron en forma de una caja con 200 plántulas, listas para ser sembradas, junto con alambre y sus correspondientes abonos.
  3. Debido a que parte de la finalidad del proyecto se basa en cambiar comportamientos en los productores, se estableció la entrega de 35 tutores de madera inmunizada (cuya vida útil es de 15 a 20 años, a diferencia de los no inmunizados, que duran aproximadamente 2 a 3 años) sujetos a la siembra adecuada de las primeras plántulas del banco de tutores. Esto con el ánimo de asegurar la adecuada implementación del instrumento.
  4. Se cubrirá la contratación de una persona que se encargue de hacer el acompañamiento a los bancos establecidos por el periodo de 1 año.
Este acuerdo fue firmado el día 22 de Noviembre y la entrega se realizó el 9 de diciembre en el casco urbano de San Juanito, en compañía de ASOFRIMETA y la Gobernación del Meta.
English
Redimensionar imagen
Contraste

Pin It on Pinterest