En el marco del Foro de discusión del Proyecto de Ley de Compras Públicas, que busca mayor participación de los productores rurales en las compras de alimentos que realiza el Estado, organizado por la RAPE Región Central en Tunja, Boyacá, las organizaciones campesinas insistieron en que el porcentaje de participación de los campesinos en las compras locales deber ser del 30%, y que en los programas de alimentación que adelantan las instituciones públicas se incluyan menús con productos regionales que retomen la cultura ancestral de cada territorio.

Así mismo, que se definan los parámetros para los precios de los alimentos e insumos agropecuarios, que los productores hagan parte de la Mesa Nacional de Compras Públicas con el fin de dinamizar las apuestas definidas y crear crear las mesas Departamentales, entre otras.

“Necesitamos medidas para equilibrar los precios de los insumos y agroquímicos para disminuir el costo de producción. Actualmente con la fijación del valor de los productos en el mercado, los campesinos seguiríamos en pérdidas”, sostuvo Julián Molano presidente Junta Directica de Coopseragro.

Por su parte los gremios propusieron que el proyecto debe obligar al Gobierno Nacional a apoyar las organizaciones en materia de infraestructura que les permita generar valor agregado, e incentivar las buenas prácticas agrícolas. Así lo manifestó Yolanda Corredor Representante Legal del Grupo Agroindustrial Camver SAS: “Se requiere Capacitación en producción limpia, no necesitamos solo apuntarle a vender a las entidades públicas de aquí de Colombia sino tener la capacidad de exportar”.

Durante la jornada, Fernando Flórez Espinosa, director de la RAPE, destacó que el potencial productivo de la Región Central no es inferior a los retos que supone el Proyecto de Ley: “En los departamentos del centro del país se producen 9 millones de toneladas de alimentos al año y el 75% de este territorio es rural, lo que se traduce en que tenemos una sobresaliente capacidad para suministrar los productos que requieren las compras públicas que realiza el Estado”.

A su vez, instituciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), advirtió que es necesaria y urgente la integración de los pequeños productores, comunitarios y campesinos a los programas de abastecimiento de alimentos del Estado. “Es inaudito que en la segunda década del siglo XXI identifiquemos hasta 8 intermediarios en el proceso productivo. Según la ONU, 8 países están llamados a convertirse en la despensa alimentaria del mundo y Colombia es uno de ellos, pero depende de lo que haga en el camino y sin duda este Proyecto de Ley va en la dirección correcta”; afirmó Luis Alejandro Perea, Delegado de la FAO en Colombia.

De acuerdo a los Honorables Congresistas, Flora Perdomo y Cesar Pachón, integrantes del Frente Parlamentario Contra el Hambre las propuestas serán revisadas para incluirlas en el Proyecto de Ley, antes de que surja el debate en la Plenaria de la Cámara de Representantes

Este Foro fue apoyado, además de la RAPE, por el Frente Parlamentario contra el Hambre, la Gobernación de Boyacá y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Pin It on Pinterest