La Región Central – RAPE, la Gobernación de Cundinamarca y la Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO presentaron la estrategia “Zonas de Desarrollo Agroalimentario y Social –ZODAS-” que busca el desarrollo rural sostenible, a partir del fortalecimiento de la agricultura familiar y el acceso de sus productos a nuevos mercados, en el marco de la apuesta de seguridad alimentaria y economía rural para la región central del país.

“Trabajamos para que la región central se convierta en la despensa agroalimentaria del país, mediante en el fortalecimiento técnico y asociativo de los productores de la agricultura familiar bajo tres líneas: mejoramiento de ingresos para productores, inclusión de la agricultura familiar como proveedores de mercados a través de las compras institucionales y Cambio Verde. Demostraremos al país que si hay opciones de transformación positiva en el campo” Indicó Fernando Flórez, director de la RAPE.

En este sentido, la alianza Gobernación, RAPE y FAO ha dejado múltiples beneficios para los productores. “En Cundinamarca el sector agrícola representa cerca del 17%, muy por encima del promedio nacional que es del 7% aproximadamente, esto nos pone en una situación privilegiada para el Desarrollo Rural que debemos aprovechar para hacer más fuerte la economía rural y lograr ver a nuestros productores convertidos en empresarios del agro” manifestó Juan Gabriel Ayala, Secretario de Agricultura de Cundinamarca.

La experiencia piloto de esta estrategia, que fue implementado en el municipio de Gutiérrez, Cundinamarca, demostró que es necesario abordar el desarrollo de sistemas locales de producción y comercialización, potenciando las capacidades de economías locales a partir de la creación de sinergias interinstitucionales”, afirmó Marcos Rodríguez, especialista senior del Área de Sistemas Agroalimentarios y Mercados Inclusivos de la FAO.

La ZODAS se socializaron con las organizaciones de productores de agricultura familiar, representantes del sector agrario, la academia, operadores de programas de alimentación, empresas públicas y privadas de comercialización de alimentos y organizaciones de sociedad civil, quienes hicieron sus aportes y recibieron de manera positiva esta estrategia que contempla componentes de acompañamiento técnico y enlace a cadenas de mercado.

Pin It on Pinterest